Belleza, imagen corporal
y cirugía estética

Catedra de cirugía plástica, estética y reparadora

Desde el año 2.010, los países europeos han entrado a  formar parte del Espacio Europeo de Educación Superior. (E.E.E.S.)

Ha cambiado el concepto de enseñanza de la Medicina y de todas las carreras universitarias. Se ha terminado le enseñanza basada básicamente en la lección magistral en la que el gran profesor explicaba y el alumno captaba lo que podía, de una forma unidireccional.

Hemos entrado en la época donde lo que importa es que el estudiante aprenda, no sólo que aprenda conocimientos, sino que “aprenda a aprender”.

Estamos en el Proyecto Bolonia del Espacio Europeo de Educación Superior. Dentro de este nuevo concepto, interesa aprovechar todos los medios para que el aprendizaje sea de excelencia.

Dentro de la enseñanza de la Medicina y dentro de la Cirugía, hay especialidades nuevas, punteras y brillantes que tienen que adquirir el espacio que le corresponde dentro de la docencia. Una de ellas es la Cirugía Plástica.

La Cirugía en el siglo XIX, pasó a ser enseñada por el gran cirujano que reducía una fractura de extremidad inferior, extirpaba un quiste hidatídico pulmonar o hacía una trepanación cerebral. Este gran cirujano, que pasó a ser  catedrático de Cirugía, se fue polarizando, convirtiéndose en la actualidad en Cirujano de Patología Digestiva, que es una bonita disciplina con campos tan importantes como el trasplante de hígado y el de páncreas, cirugía laparoscopia… pero no es la disciplina más adecuada para que el estudiante de Medicina aprenda los conocimientos de la Semiología y Propedéutica Quirúrgica que un médico generalista debe conocer para el ejercicio de su profesión. Las especialidades clásicas como la Cirugía explicada por cirujanos digestivos, o la medicina global explicada por el internista, no tienen lugar en una medicina moderna, donde hay que llegar al mejor resultado y donde el aprendizaje tiene que ser real y con práctica diaria. Es ahí donde Cirugía Plástica -debido a ser una especialidad horizontal  y moderna que colabora con todas las disciplinas quirúrgicas- tiene una naturaleza integradora, que la hacen puntera en los nuevos planes de estudio y fundamentalmente dentro del Proyecto Bolonia. 

El estudiante de medicina debe saber curar una herida, conocer los procesos de la cicatrización de la misma y dar los puntos de sutura en una herida simple.

La Cirugía Plástica es la que ha desarrollado y conoce las técnicas de sutura cutánea con mayor perfeccionamiento y precisión. Es la que ha desarrollado e incorporado las técnicas y los materiales de sutura modernos.

La Cirugía Plástica, Reparadora y Estética debe tener prioridad en el aprendizaje de las técnicas de tratamiento integral de las patologías de cabeza y cuello. Ya no cabe una cirugía mutilarte, dejando al paciente con mala calidad de vida. Es esencial que el médico conozca, aprenda y sepa que en la cirugía de cabeza y cuello se debe conseguir una buena reparación y disfrutar de una buena calidad de vida. Lo mismo ocurre con las malformaciones congénitas, donde el fisurado –el labio leporino, la fisura palatina-que son  un paro en el desarrollo embrionario y que el cirujano plástico, junto con la unidad de fisurados, acabará de completar  la formación del labio y paladar para restablecer un buen resultado funcional, con una boca continente, buena fonación y también con un buen resultado estético.

Así mismo, a nivel de cabeza y cuello no puede haber una patología del área periocular, donde el paciente quede con un párpado incontinente o lagoftalmos. El médico generalista debe conocer, que en equipo –oftalmólogos y cirujanos plásticos- trabajan en  colaboración  formando la Unidad de Oculoplástica.

Recorriendo un poco toda la economía de la envoltura corporal es claro y evidente que un cáncer de mama no queda curado con una amputación de la mama que desfigura la imagen corporal de la mujer creándole un serio sufrimiento con depresiones y mala calidad de vida.

Está clarísimo en la enseñanza integrada que tiene lugar con el proyecto Bolonia, que el tratamiento del cáncer de mama vincula la Cirugía Plástica de una forma directa con Ginecología, Cirugía y Oncología formándose la unidad de Patología mamaria. Además, al efectuar la reconstrucción de la mama amputada es esencial la simetrización con la mama contralateral y por ello hay que conocer y aplicar las técnicas de cirugía estética mamaria como la reducción, pexia o aumento  mamario.

A nivel de la cirugía de la mano, está claro que ya no puede ser una cirugía invalidante, con retracciones cicatriciales y con dificultad de movimiento, porque la mano precisa de un tratamiento multidisciplinario. La mano necesita una cobertura cutánea muy adecuada, tanto en el dorso como en la palma. La piel de la palma y la piel del dorso son pieles completamente distintas, una es para aprehender y la otra es para dar elasticidad y permitir el movimiento completo. Una cirugía de mano sin Cirugía Plástica es una cirugía invalidante y la mano es la parte del cuerpo humano que más sufre los accidentes laborales en la vida moderna.

En el tratamiento de los tumores -que cada vez son más de partes blandas y partes óseas- solamente la integración de un equipo multidisciplinario con Cirugía Plástica, Traumatología, Oncología, Dermatología y demás especialidades que atienden a estos pacientes, puede conseguir un resultado satisfactorio. Y es el médico generalista quien debe conocer, no saber hacer, pero sí conocer y aprender que este es el tratamiento correcto.

Los tumores cutáneos -que tanta repercusión directa tiene con la exposición al sol y que afectan a la cara, en párpados, nariz, oreja, labio- que creaban estas cirugías invalidantes del siglo XIX y mediados del XX ya no deben existir más. El paciente debe tener una calidad de vida después de estos procesos oncológico, que no tienen por qué ser finales.

Por otro lado hay patologías modernas, que son una lacra para la sociedad en el primer mundo. Una de ellas es la obesidad. No se puede enfocar el tratamiento de la obesidad sin las técnicas de Cirugía Plástica, desde la liposucción y las lipectomías para tratar las secuelas de la Cirugía Bariátrica. 

A nivel de la medicina diaria en Urgencias, Cirugía Plástica es una especialidad de puerta, esencial y de primer orden. No puede haber un accidente de mano con un nervio colateral seccionado o un tendón y que se le han dado dos puntos sin tener en cuenta las estructuras profundas. No se puede tratar un accidente de cara sin darse cuenta de que hay un nervio facial debajo de este corte de mejilla. No puede quedar un accidente de moto con la tibia expuesta y con curas húmedas y vendajes, dando sólo importancia a la reducción ósea. Cirugía Plástica es en Urgencias -no solamente por el tratamiento de los quemados, sino por el tratamiento de todo accidente- una especialidad de primer orden.

La Cirugía Plástica, además no quiere cicatrices inestéticas, cicatrices retráctiles, que repercuten muy seriamente en  alteraciones de la imagen corporal.

Por todo ello siempre hemos tenido la idea de que debíamos luchar para vincular la Cirugía Plástica Española  al mundo Universitario. En otros países hace muchos años que ya ocupa el espacio que le corresponde.

En 1982, en la Clínica Universitaria de Navarra, puse en marcha el Servicio de Cirugía Plástica con docencia MIR (Médicos Internos Residentes) y la asignatura de Cirugía Plástica que era la primera que se impartía en la Universidad Española, gracias a la comprensión y generosidad del Profesor José Mª Cañadell Carafi, Director de la Clínica Universitaria de Navarra y del Profesor Juan Volta Baró, Director del Departamento de Cirugía, ocupando la plaza de profesor adjunto de la Cátedra de Cirugía.

En 1992 obtuve por concurso oposición la plaza en el Hospital Clinic de Barcelona, donde fundé el Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora también con docencia MIR e impartiendo la asignatura de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y un curso de Doctorado de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

El día 30 de Julio 2009 obtuve, por concurso oposición, siendo requisito indispensable estar en la posesión del grado de “Recerca Avanzada” de la Agencia Catalana d’Acreditació Universitaria (A.Q.U.), la Plaza de Profesor Catedrático  convocada por la Universidad Internacional de Catalunya. Es la primera Cátedra de Cirugía Plástica de España y con ello la Universitat Internacional de Catalunya ha demostrado una vez más, que  es una universidad moderna totalmente integrada en el proyecto  Bolonia  y que quiere aprovechar todos los recursos docentes disponibles para la mejor formación de sus alumnos.

cirugía estética

Fig. 54. Sala de Grado de la Universitat  Internacional de Catalunya en el momento de finalizada la defensa de la cátedra y el Prof. José Mª Serra i Renom es felicitado por los miembros del tribunal. (De izquierda a derecha): Prof. Francesc Cardellach , Decano de la Facultad de Medicina de la UB; Prof. Luis Cabero, Catedrático de Obstetricia y Ginecología de la UAB; Prof. Jordi Cervós, Presidente del tribunal; Prof. Rafael Esteban, Catedrático de Medicina Interna de la UAB;  Prof. Carmen Gomar,  Catedrática de Anestesia de la UB.